27 de marzo de 2013

Dietas específicas para el gimnasio




Las dietas no son solo cosas de mujeres. De hecho, somos muchos los que seguimos un régimen específico para afianzar los logros conseguidos en el gym o, simplemente, para tonificar nuestro cuerpo y perder esos kilos de más que nos sobran en la cintura y los abdominales. Eso sí, no siempre es fácil dar con un plan que se ajuste a nuestras necesidades. Nosotros te damos algunos consejos para ponerte a punto sin verte abocado a pasar hambre. 

¿Por qué una dieta para el gimnasio?
Si el ejercicio físico no es para nosotros más que un complemento extra en una rutina diaria saludable, probablemente no necesitemos hacer un régimen alimentario específico para acompañarlo. Sin embargo, la inmensa mayoría de nosotros va al gimnasio con un objetivo muy claro en la mente: aumentar y definir nuestra masa muscular. En ese caso es muy importante acompañar las tablas de trabajo con un plan de comidas adecuado que contribuya a potenciar nuestro rendimiento. 

¿Qué comer para marcar?
A continuación te proponemos una serie de pasos que debes seguir para alimentarte de forma inteligente y conseguir reafirmar de una vez por todas tu zona abdominal. En tan solo cuatro semanas serás capaz de ver los resultados. Para empezar, analiza tus hábitos alimenticios para detectar errores y sustituirlos por nuevas costumbres más saludables. Por ejemplo, pásate al pan integral y limítalo a solo dos rebanadas. Reduce las porciones de proteínas que ingieres, pero tómalas regularmente. Estarás dándole la energía que necesita a tu cuerpo y limitarás la producción de grasa. Y hablando de grasas: descarta los dulces. Si sientes necesidad de picar entre horas, sáciate con alimentos ricos en grasas insaturadas como el requesón, el queso fresco, las sardinas o las nueces. Aumenta tu ingesta de líquidos para estar bien hidratado y reduce el alcohol. Y si optas por los carbohidratos, que sea siempre a la misma hora (preferentemente a mediodía). Así tendrás más tiempo para digerirlos. Poco a poco ve olvidándote de las grasas, controlando las proteínas y aumentando las porciones de verdura. Ve acostumbrándote a la cocina al vapor, descartando los fritos. Para redondear la dieta, descubre el poder quemagrasas de especias como la cayena y varía las proteínas que tomas.

¡Pon a prueba nuestras recomendaciones y danos tu opinión! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación