6 de marzo de 2013

La donación de semen a examen




La reproducción asistida es una opción cada vez más frecuente en parejas con problemas de fertilidad o en mujeres que desean afrontar la maternidad en solitario. Los procedimientos son variados y van desde la inseminación artificial a la inseminación donante, pasando por la fecundación in vitro o la microinyección espermática. Algunas de estas técnicas se caracterizan por usar el propio semen del hombre, pero en otras ocasiones es necesario recurrir a un donante. La donación de esperma es cada vez más frecuente en nuestro país. 

¿En qué consiste la donación?
Se trata de un acto solidario gracias al cual muchas parejas con problemas de infertilidad, impotencia y eyaculación precoz; así como mujeres que desean concebir en solitario, pueden conseguir tener hijos. A pesar de lo que muchos puedan considerar, no todos los hombres adultos son aptos para realizarla. Los requisitos para hacer donaciones de semen son muy estrictos y los candidatos deben someterse a todo tipo de tests para probar su idoneidad. De hecho, el índice de descartes es muy elevado, situándose en torno a un 90 o 95% . No solo se estudia la calidad seminal de los hombres (atendiendo a la concentración de espermatozoides, la movilidad y la morfología), sino que se evalúa el perfil psicológico de los mismos. El objetivo es garantizar una fecundación exitosa y evitar que el feto desarrolle patologías infecciosas o hereditarias. 

Perfil del donante de esperma
Para donar esperma se requiere cumplir un cierto perfil: un joven, de entre 18 y 35 años, sin problemas de salud ni ninguna enfermedad mental, con un historial familiar exento de enfermedades hereditarias. Además, existen límites para la donación. El candidato no puede haber engendrado más de 6 hijos. 

Si es un acto solidario, ¿por qué se paga?
Resulta profundamente contradictorio y ha sido objeto de polémica de forma recurrente. Alberto Pacheco, del laboratorio de Andrología del IVI Madrid, puntualiza que no se paga la donación en sí al hombre. En realidad, las clínicas de reproducción asistida contemplan una especie de bono o gratificación por las molestias ocasionadas al donante en concepto de traslado y tiempo de espera. 

¿Se puede elegir al donante?
La ley de reproducción asistida establece la imposibilidad de conocer la identidad del donante. Éste debe ser anónimo. Sin embargo, Vicente Badajoz, responsable del laboratorio de la Clínica Ginefiv, reconoce que el médico puede tratar de adaptar la muestra al perfil de la pareja o la mujer demandante. Normalmente se intenta que en las uniones heterosexuales el donante presente un perfil similar al del varón. En el caso de homosexuales o madres solteras, el doctor observa una mayor tendencia a interesarse por el aspecto físico del donante de esperma, sino, sobre todo, por su formación académica y su perfil intelectual. Casualmente, en el 95% de los casos los hombres que realizan donaciones son universitarios económicamente dependientes y con tiempo libre.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación