4 de marzo de 2013

Los errores más comunes al practicar ejercicio




La actividad física es esencial para el equilibrio de nuestro organismo. Está muy bien practicar algún deporte o ir al gimnasio con frecuencia. Sin embargo, es necesario saber cuáles son nuestros objetivos al hacerlo. Hay que tener claro si buscamos simplemente un complemento ideal para una vida saludable o si, además, queremos conseguir algún resultado físico más evidente. Se trata, en resumen, de reconocerse a uno mismo si pensamos en conseguir un cuerpo trabajado o si nos basta con un poco de actividad regular. Si tu caso es el primero, aún estás a tiempo de conocer todos esos tics frecuentes en el gym y que, en contra de lo que crees, no te harán llegar antes a tu meta. Toma buena nota.

Los 5 errores más comunes en el gimnasio

1.- Comer menos para potenciar el efecto del ejercicio. Craso error. Tus músculos exigen nutrientes para funcionar y desarrollarse. Aliméntate bien y sigue una dieta equilibrada. Para eso, planea cinco comidas al día siguiendo las recomendaciones nutricionales básicas. 

2.- El sudor es el termómetro de la bajada de peso. Error parcial. La transpiración abundante es la manifestación de la pérdida de líquidos corporales. Estos volverán a su sitio una vez te hidrates de nuevo. Así que mejor cuida tu hidratación en el gimnasio para mejorar tu rendimiento y evitar complicaciones desagradables como mareos o indisposiciones.

3.- Entrenar todos los días acelera el proceso. Falso. El ejercicio físico no puede convertirse en un castigo para el cuerpo. De hecho, el sobreentrenamiento no conlleva más que posibles lesiones musculares y hartazgo. Los músculos necesitan tiempo para poder recuperarse del esfuerzo realizado. Es mejor realizar dos o tres sesiones semanales para empezar.

4.- Centrarse en único tipo de ejercicio. Mala idea. Está bien que quieras mejorar el aspecto de tus pectorales o tus bíceps, pero el resto de tu cuerpo también merece atención. Si no, lo único que conseguirás es un cuerpo descompensado. Lo peor es que estarás aumentando las probabilidades de lesionarte al forzar demasiado determinados músculos.

5.- Mezclar máquinas sin ton ni son. Error. La variedad es necesaria a la hora de ejercitarse, pero debes seguir siempre un orden y una rutina básica. La disciplina es esencial a la hora de trabajar el cuerpo y obtener buenos resultados. Hay que programar los entrenamientos semanales. Eso sí, siempre puedes variar los ejercicios que practicas en cada sesión para que la actividad sea menos monótona.

Antes de empezar

Si realmente estás concienciado, no olvides hacerte un chequeo médico completo antes de empezar a machacarte en el gimnasio. El doctor hará una valoración general de tu estado de salud y te prevendrá de posibles complicaciones. Recuerda que, aunque te encuentres perfectamente, puedes sufrir algún tipo de dolencia que corra el riesgo de complicarse con una actividad física demasiado intensa. Ante todo, no te obsesiones con el ser el rey del fitness. Una dieta equilibrada y un ritmo de vida saludable (sin tabaco, controlando la ingesta de alcohol y evitando el sedentarismo) serán igualmente beneficiosos para tu salud. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación