13 de marzo de 2013

¿Tienes resaca? Descubre cómo recuperarte




Estamos a miércoles y es el momento ideal, mediada la semana, de comenzar a pensar en qué haremos el sábado y el domingo. ¿Ir de cena?, ¿salir con los amigos?, ¿ir a comer a casa de nuestros padres?, ¿una sesión de cine con la novia? Si echamos un vistazo a todas las opciones anteriores, muchas de ellas están conectadas por un mismo elemento: la bebida. Y es que, en el país de los vinos por excelencia, nos cuesta no asociar salidas y alcohol. ¿Cómo hacer frente a dos días de actividad frenética sin morir -y destrozar nuestros riñones- en el intento? Te damos las claves para afrontar la resaca de la mejor forma posible. 

Síntomas inequívocos de una resaca
La resaca es, por definición, el estado que experimentamos tras haber sometido nuestro organismo a un exceso de alcohol. Sus manifestaciones suelen variar de unos a otros, pero hay una serie de síntomas que siempre se repiten. No podemos luchar contra ellos, así que aprendamos a gestionarlos. Los más comunes son, entre otros: el dolor de cabeza, la fatiga, la sed y la boca pastosa, el ardor de estómago, el malestar general, la visión borrosa, la acidez estomacal, los temblores, la diarrea y las náuseas varias. 

Recetas caseras contra la resaca
La noche (o el día) anterior te sentías el rey del mundo, pero esta mañana no recuerdas ni el nombre de tu madre. Te arrepientes de haber bebido tanto, pero ya no puedes dar marcha atrás en el tiempo. Solo te queda aceptar que tienes una resaca enorme y buscar algún remedio que tengas a mano. Te ofrecemos algunas recetas caseras que te serán de gran utilidad en momentos de crisis como estos: 
- Bebe y come mientras lo haces. Es imprescindible que tu organismo no se vea inundado por litros de alcohol a palo seco. Mejor asegúrate de que tu estómago está lleno para poder hacer frente al trabajo extra al que estarás sometiendo a tus órganos. Eso sí, evita las grasas o correrás el riesgo de sufrir más náuseas y vómitos. 
- Toma té verde. Aunque te suene a receta de la abuela, es de lo más eficaz. Una buena taza de té clarificará tu cerebro, acelerará tu metabolismo y te ayudará a depurar las toxinas acumuladas. 
- Pásate a los zumos. Busca esa licuadora que has aparcado en algún lugar de la cocina y prepárate un buen cóctel de frutas y verduras. Las propiedades de las hortalizas ayudarán a tu organismo a recuperarse mejor. La manzana, la zanahoria, el apio o la manzana contribuirán a asentar tu organismo. 

Ahora solo tienes que elegir el remedio que mejor te va. Y la próxima vez echa el freno antes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación