22 de julio de 2013

¿Cómo se trata la eyaculación precoz?


La eyaculación precoz está considerada en la actualidad como el principal problema que afecta a la sexualidad masculina. Se sitúa por delante incluso de la impotencia, ese gran fantasma del hombre en la cama. Estudios recientes muestran que hasta un 40% ha sufrido o es susceptible de sufrir algún caso de falta de control sobre su eyaculación. La alta prevalencia de esta disfunción sexual ha servido, sin embargo, para estimular la inversión médica y farmacológica en torno a su estudio. A día de hoy, los pacientes que la experimentan cuentan ya con un tratamiento eficaz para volver a disfrutar de una vida sexual plena y satisfactoria. Ya están aquí las pastillas para la eyaculación precoz. 

¿Qué es la eyaculación precoz?
Esta patología se define como la incapacidad del hombre para gestionar su excitación y retrasar la expulsión del semen. De hecho, se caracteriza por una respuesta anticipada a la estimulación sexual recibida. Así, no es capaz de retener la eyaculación dentro del tiempo considerado estándar. Se habla de eyaculación precoz normalmente cuando el clímax llega antes de los dos minutos después de haberse iniciado la penetración. Puede estar motivada, al igual que la impotencia, por condicionantes de orden psicológico y físico. Entre los más frecuentes están el nerviosismo en personas inexpertas, los cambios entre parejas sexuales o la presión ante la perspectiva de mantener una relación sexual después de mucho tiempo. También puede deberse a algún problema fisiológico en el organismo del hombre (normalmente relacionados con niveles bajos de serotonina). Los motivos psicológicos anteriores suelen ser transitorios, al igual que los síntomas. Sin embargo, si la situación no mejora el hombre puede entrar en una espiral compleja de falta de confianza y depresión que se lleve a una eyaculación precoz crónica. 

Tratamiento para la eyaculación precoz
En la actualidad existen tanto remedios naturales como tratamientos médicos para solucionar la eyaculación precoz. Entre los primeros se sitúan los ejercicios gimnásticos. Inspirados de la rutina diseñada por el doctor Kegel para mejorar el estado del suelo pélvico femenino, se han desarrollado una serie de actividades que sirven para reforzar el control sobre la erección. Son las denominadas "rutinas de compresión" o de "parar y continuar". También se han puesto a la venta ciertas cremas con efecto desensibilizante, especialmente diseñadas para adormecer el pene y permitir una relación sexual más prolongada. Sin duda, la mejor opción para el tratamiento de la eyaculación precoz son las pastillas Priligy, pioneras en el mercado. Han sido especialmente concebidas para prolongara la duración del coito, con un nivel de eficacia notable. La eyaculación precoz ya no tiene por qué ser la pesadilla de muchos hombres. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación